Santa María in pórtico por José Vega o.m.i

Santa María “in pórtico”

(La Purísima, Febrero de 1931)
La  Ciudad  Etena,   riquísima  en  obras  de  arte,   cuenta, 
entre   sus   más   célebres   monumentos,   muchos   santuarios,  
antiguos y modernos.
De  los  santuarios  dedicados   a  la  Santísima  Virgen,   a 
todos   precede,   en   suntuosidad   y   antigüedad   al   mismo 
tiempo,   la   Basílica   de   Santa   María   la   Mayor   o   Basílica 
Liberiana;   en   ella   se   encuentra   también   la   más   célebre   y 
antigua  imagen  de  la  Santísima  Virgen,  de  las  que  en  Roma 

                                               
se  veneran.   Después  de  ésta  corresponde  el   primado,   por  su 
celebridad  y antigüedad igualmente,   a  la  imagen y  santuario 
de Santa  María in Pórtico.  De su  origen e  historia queremos 
dar   hoy  un  breve  bosquejo;   el   lector   adivina,   leyendo   hasta 
el final estas líneas, el motivo que a ellos nos mueve.
Aparición de la imagen
El culto a la Santísima Virgen, bajo el título de Santa 
María   in   Pórtico,   remonta   a   principios   del   siglo   VI.   La 
tradición,   embellecida   por   la   leyenda,   cuenta   de   la   manera 
siguiente la aparición que dio origen a este culto:
Gala,   noble   dama   romana,   hija  del   senador   y  cónsul 
Sínmaco,   tenía   la   piadosa   costumbre,   practicada   ya  en   casa 
de   su   padre,   de   alimentar   en   su   palacio   a   doce   pobres,   en 
memoria de los Doce apóstoles del Señor.
El   pórtico   de   su   palacio   servía   de   refectorio   a   los 
pobres.
Un   día,   mientras   la   caritativa   dama   les   servía 
cariñosa  la  comida,   se  iluminaron,   de  pronto,   con  insólito  y 
vivísimo esplendor, las paredes de dicho pórtico y, en medio 
de aquella luz, apareció luego, sin que aparezca quién le trae 
ni   de   dónde   viene,   un   pequeño   cuadro,   representando   a   la 
Santísima   Virgen  llevando   sobre  el   brazo   izquierdo   al   niño 
Jesús,   la   mano   derecha   levantada   en   ademán   de   bendecir. 
Divulgada   la   noticia   del   prodigio,   acude   el   Santo   Pontífice 
Juan I, con su corte, y él mismo,  después de bendecir con la 
imagen   al   pueblo,   que   también   había   acudido,   la   coloca 
44
                                               
honoríficamente en el mismo lugar de la aparición.
Culto y favores obtenidos. 
La   piadosa   dama,   cuya   caridad   había   sido 
recompensada   con   tan   singular   prodigio,   ni   supo   ni   pudo 
hacer   nada   mejor   para   honrar   a   la   celestial   Aparecida   que 
convertir   en   santuario   el   lugar   mismo   de   la   manifestación.  
Hizo  construir   una  basílica,   a  quien  se  dio  nombre  de  Santa 
María  “in  Pórtico”,   y,   para  acrecentar   el  culto  de  la  imagen,  
cedió a dicha basílica todo su palacio y otros muchos bienes 
suyos.
Desde entonces el culto e historia de esta imagen van 
íntimamente   ligados   con   la   vida   e   historia   del   pueblo 
romano,   especialmente   en   las   grandes   calamidades.   Sumos 
Pontífices,   nobleza   y   pueblo   acuden   a   este   templo,   ya   en 
solemnes   procesiones,   ya   como   simples   devotos,   para 
implorar   la   protección   de   la   Reina   celestial,   para   darle 
gracias  por  haberles librado de algún mal  grave.  Tal  ha  sido 
la   veneración   de  los   romanos   para   con  esta   imagen   y  tal   la 
confianza depositada en su invocación que la han designado 
e   invocado   con   el   hermoso   y   sugestivo   título   de   Portus 
romanae saecuritatis, (puerto seguro para los romanos).
Espigando   entre   muchos   favores   obtenidos   por   su 
intercesión,   consignaré   aquí   algunos   de   entre   los   más 
insignes:
A  fines   del   siglo   VI,   mientras   la   peste   devastaba   la 
ciudad,   el   Papa,   S.   Gregorio  I,   lleva,   en  solemne  procesión, 
45
                                               
la  imagen   hasta   la  Basílica     Vaticana,   donde  la  expone  a  la 
veneración de los fieles.  La peste se retira.  En el siglo XI, el 
grande y santo pontífice Gregorio VII, gran devoto él mismo 
de   esta   imagen,   restaura   el   templo.   A   mediados   del   siglo 
XV,   el   Papa   Calixto   III   hace   conducir   de   nuevo   la   imagen 
procesionalmente por la  ciudad para  alcanzar   que  se  aleje el 
azote  de la  peste que de  nuevo  la  devasta.  La  peste cesa.   En 
el   mismo   siglo,   Paulo   II   la   hace   traer   a   su   capilla   privada 
para   venerarla.   A   principios   del   siglo   siguiente,   ante   la 
amenaza   del   Sultán   Selim,   que   quiere   apoderarse   de   la 
cristiandad,   León   X   hace   llevar,   en   solemne   procesión, 
desde   la   Basílica   Vaticana   a   la   iglesia   de   la   Minerva,   la 
misma   imagen   al   lado   de   otras   más   insignes   de   la   Ciudad 
Eterna   y   de   las   más   preciosas   reliquias,   siguiendo   él 
descalzo   la   procesión.   Un   año   más   tarde   moría   el   Sultán 
Selim.   A  mediados   del   siglo  XVII,   ante  la  amenaza   de  una 
nueva   y   terrible   peste   que   devastaba   el   reino   de   Nápoles   y 
empezaba   ya   a   extenderse   en   Roma,   el   Senado   y   pueblo 
romanos   hacen   ante   la   misma   imagen   voto   solemne   de 
erigirle un nuevo y más suntuoso templo. La peste se retira y 
es   construido   el   nuevo   templo   de   Campitelli,   que   es   donde 
ahora se venera. Finalmente,  a principios del siglo siguiente,  
mientras terremotos persistentes tenían en continua alarma a 
los   romanos,   de  nuevo  el   Senado  y  el   pueblo,   hacen  ante  la 
imagen el voto de ayunar la víspera de la Purificación, por el 
espacio   de   cien   años,   si   obtienen   el   verse   libres   de   tales 
peligros. La gracia fue obtenida y el voto, al cabo de los cien 
años, renovado a perpetuidad.
Santa María in Pórtico y el Fundador de los Oblatos.
46
                                               
A   fines   del   año   1825,   un   joven   y   distinguido 
sacerdote,   Carlos   José   Eugenio   de   Mazenod,   a   la   sazón 
vicario General de Marsella, se dirigía hacia Roma, llevando 
un  gran deseo en el  corazón.   Hacía  diez años que  se hallaba 
a  la   cabeza   de  una  naciente   Congregación   por   él   fundada  y 
que   contaba   entre   sus   mayores   méritos   el   defender 
abiertamente la supremacías y doctrinas de la Iglesia romana 
en   un   tiempo   y   país   en   que   el   galicismo   tenía   multitud   de 
adeptos aun en el alto clero. Pero eso mismo era un continuo 
peligro   para   su   desarrollo   y   hasta   para   su   existencia.   El 
motivo   que   conducía   a   Roma   al   Padre   de   Mazenod   no   era 
pues otro que el deseo de ver consolidada la existencia de su 
Congregación,   mediante   la   aprobación   de   la   Sede 
Apostólica.
Gobernaba   a   la   sazón   la   Iglesia   el   Sumo   Pontífice 
León   XII,   quien,   prendado   desde   el   primer   encuentro   de   la 
nobleza   y   virtud   del   Padre   de   Mazenod,   prometió   hacer   él 
mismo el abogado de su causa. Contaba además el Fundador  
con   la   benevolencia   y   amistad   de   muchos   cardenales,   a 
quienes   él   mismo   había   prestado   estimables   servicios   en 
París,   durante  el   destierro  que  les   impusieron  el   despotismo 
napoleónico,   Todo  esto,  sin  embargo,  parecía  no bastar para 
obtener   el   favor   solicitado,   se   necesitaba   para   ello   derogar 
una costumbre secular.
El   Padre   de  Mazenod   logró,   a  fuerza   de  habilidad   y 
de   constancia,   que   se   nombrara   una   Comisión   cardenalicia 
para   estudiar   y   resolver   la   solicitud,   mas   no   dio   por 
terminada   aquí   su   obra.   Era   costumbre   suya,   en   las 
circunstancias   graves   y   difíciles,   costumbre   que   conservó 
47
                                               
hasta el fin de sus días, asociar a los esfuerzos de gobernante 
asidua   y   ferviente   oración   y   austera   penitencia.   Por   eso 
ahora,   mientras   los   cardenales   que   componen   la   Comisión 
deliberan   en   secreto   en   el   palacio   del   cardenal   presidente,  
situado   frente   al   santuario   de   Santa   María   in   Pórtico,   él, 
postrado  y  ensimismado  ante  el  altar   de  la  imagen  que  trece 
siglos   antes   se   apareciera   a   la   piadosa   patricia   Gala,   ora   y 
suplica   a   la   celestial   Reina,   que   los   romanos   proclaman   su 
puerto   seguro,   que   salve   a   sus   amada   Congregación   de   un 
posible naufragio.
La tradición nos refiere que en el tiempo que duró su 
oración se sucedieron nueve misas en el altar.
Era  el   15  de  Febrero  de   1826;   dos   días   más   tarde   el 
Padre   Santo   firmaba   el   Decreto   de   Aprobación   de   la 
Congregación,   fundada   por   el   Padre   de   Mazenod   con   el  
título   halagador   de   Misioneros   Oblatos   de   María 
Inmaculada.
*****
Ciento   cinco   años   han   transcurrido   desde   el   día   en 
que   el   Fundador,   henchida   el   alma   de   gozo,   regresaba   de 
Roma,   donde   quería   retenerle   la   confianza   del   Pontífice,   a 
los   suyos,   que   sin   él   se   hubieran   considerados   como 
huérfanos.   Desde   entonces   la   Congregación,   bajo   la   tutela 
de   la   Virgen   y   la   bendición   del   Pontífice   supremo,   ha 
extendido   sus   ramas   desde   las   heladas   regiones   del   Polo 
hasta   las   abrasadas   estepas   del   Sudáfrica   y   de   la   isla   de 
Ceilán. Desde entonces también el 17 de Febrero es fiesta de 
familia   para   los   Oblatos   todos   esparcidos   por   el   mundo 
48
                                               
entero.   Nuestros   Padres   y   estudiantes   de   Roma   no   omiten 
tampoco   nunca   ese   día   el   ir   postrarse   ante   la   venerada 
imagen   de   Campitelli   para   rogarla   continúe   su   protección 
sobre la Congregación que amparó en sus comienzos.
J. Vega, OMI 49

About these ads